BIENVENIDOS AL BLOG DE EMIGRANTE PUCELANO

Después de casi 32 años creciendo y viviendo en la ciudad de Valladolid, me veo en la necesidad de abandonar esta ciudad y buscar suerte en otras y quizás en otros países. Este blog recoge mis experiencias por ese mundo fuera de la ciudad de los Celtas Cortos.

Pucela: Siempre estás en mi corazón.

Y como decían los Celtas: Nos vemos en los bares

10 noviembre 2014

Oxford, 9 años después

La pasada semana tuve el privilegio de visitar de nuevo la ciudad de Oxford, de todos conocida por la tradición académica. Estuve en el mismo hotel que compartí con un pequeño aprendiz de brujo hace ya algo más de 9 años (9.25 diría el aprendiz). De repente fue como si hubiera accedido por un agujero de gusano a otra dimensión, en todos los aspectos.

Recordé aquella primera visita en la que dos jóvenes tuvimos la ocasión de estar una semana en esta maravillosa ciudad durante una semana. El encanto de la ciudad seguía siendo el mismo, la misma atmósfera académica que te invita al estudio y la reflexión.

De nuevo pude volver a observar una sociedad como la británica que, a pesar de tener muchas cosas que pueden ser criticables (como por otra parte cada sociedad en el mundo), tiene muchas cosas de las que deberían aprender en España. Para empezar la educación, la forma de hacer las cosas. Esto queda patente en muchos aspectos. A modo de ejemplo, cito la forma de conducir. Conduciendo un pequeño Opel Corsa desde el aeropuerto de Stansted a Oxford, se pasa por la M25 London Orbital, vamos, la circunvalación de Londres. Una pedazo autopista con entre 4 y cinco carriles por sentido durante muuchhhasss millass. Cuando intentas adelantar al coche de delante y pasar al carril de la izquierda, a menudo sucede que los coches que van por ese carril al que te incorporas no te dan las luces para que les dejes pasar, ni te pitan, ni aceleran para impedir que entres en el carril. Al contrario, generalmente reducen su velocidad y te indican que pases. Un signo de educación que en España es casi imposible de observar. De igual modo, se respetan los límites de velocidad en gran medida, cosa que en la península parece que es algo reservado a bichos raros.

Pasear por las calles de esta ciudad es una maravillas: tiendas de libros enormes en las que incluso te puedes sentar a tomar un café. Bicicletas por todos los lados, transporte público fantástico. En fin, que parece que el agujero de gusano me llevó a otro universo, un lugar donde las cosas funcionan bien de forma natural.

Cuánto por aprender aún en España y cuantas cosas por cambiar.

Seguiremos informando ...

04 noviembre 2014

Las coasa cambian, nostalgia

En estos días inciertos estamos viviendo momentos de cambio, de esperanza me atrevería a decir. Y no es gracias a los politicuchos. Un par de cosas han ocurrido esta mañana que me han llamado la atención.

En primer lugar, resulta que uno de los programas de radio a los que sigo con frecuencia decidió el pasado fin de semana dedicar su hora a Upsala. Joder, Upsala, el lugar donde he pasado casi dos años y medio de mi vida y donde he vivido algunos de los mejores momentos también. Escuchando el programa he descubierto cosas que cuando estaba trabajando allí no me había parado a pensar. Curiosidades. Suele ser frecuente que es preciso el alejarse de un lugar para conocerlo más en profundidad. Así me ha ocurrido esta mañana. Al mismo tiempo, me han entrado más ganas de regresar y conocer más tanto de Upsala como de la cultura nórdica. Esa forma de vida que hace tiempo me cautivó y que intentamos mantener viva en nuestra pequeña familia. Y no es fácil, porque viviendo en un país como es este de España en el que el nivel cultural deja mucho que desear, muchas veces te sientes un bicho raro hablando de cuestiones que por otro lado te parecen normales. Pero también es agradable ser un bicho raro cuando crees en lo que haces y en como lo haces.

La segunda cosa positiva ha llegado en forma de what's up al móvil. Resulta que estos años en los que en España se ha descubierto tanta mierda y tanta malversación de los caudales públicos, al menos parece que la población está empezando a tomar conciencia. Aunque solo sea por miedo, pero parece que se están empezando a hacer las cosas bien. Poco a poco, pero algo es algo.

Seguiremos informando ...

26 diciembre 2013

Caminante no hay camino ...

Desde hoy por la tarde hay un nuevo caminante en este mundo. Fue por sorpresa, sin darnos cuenta. Estábamos en el suelo y tu estabas jugando con tus cosas en la alfombra. De repente, decidiste hacer lo que llevas haciendo desde hace tiempo: andar agarrado al sofá. Todo normal, como siempre. Pero también de repente, soltaste tus manitas del sofá y te quedaste parado de pie. Tu mami y yo nos miramos. Y entonces decidiste echar a correr hacia los brazos de papi. Fueron solo unos centímetros, apenas casi un metro. Pero suficiente para que te dieras cuenta de que puedes andar. Ahora poco a poco irás cogiendo soltura. Seguro que te caerás muchas veces, pero otras tantas te levantarás. Has dado un paso muy grande chiquitín y te va a permitir descubrir un mundo lleno de cosas interesantes. Estaremos contigo, a tu lado, para ayudarte cuando te caigas y para reirnos y correr contigo.

Desde hoy por la tarde una nueva personita ha comenzado a dar sus pasos en este mundo.

Seguiremos informando ...

18 diciembre 2013

Un año ...

Era un día de diciembre de 2012, de madrugada, cuando tomaste la decisión de darte a conocer al mundo. Decidiste hacerlo poco a poco, sin prisa y molestando a mamá lo imprescindible. Tu no querías hacerlo, pero la naturaleza ha decidido que cuando los pequeños como tu aparecen en este mundo sus mamás tengan dolores. No podemos hacer nada. El día iba pasando y poco a poco te ibas abriendo camino. En un momento, unas horas antes de salir al mundo exterior, papá pudo contemplar tu cabecita que tenía un cable pegado conectado a un monitor donde podíamos observar como las pulsaciones de tu pequeño corazoncito iban a toda pastilla. Y llegó el momento, apareciste con una mano pegada a tu cara, en posición intelectual, como si estuvieras pensando en todo lo que estaba ocurriendo a tu alrededor. Y fue entonces cuando sobre el pecho de mamá, me miraste a los ojos. Recuerdo con emoción ese instante cuando tus papis se miraron el uno al otro y lloraron de emoción. Habías nacido. 

Luego nos llevaron a los tres a una fría habitación de hospital donde unas frías enfermeras estaban trabajando. Fueron muy antipáticas contigo y con mamá, al igual que los médicos, pero al cabo de unos días nos fuimos a casa. Jejeje, tenemos fotos de cuando al llegar a casa intentamos quitarte la ropa y rompiste a llorar. Normal, no hacíamos más que molestarte. Iban  pasando los días y descubriste poco a poco el placer que debe ser tomar esa leche tan rica y que tanto te gusta del pecho de mami. Los comienzos fueron difíciles porque tanto mamá como papá tuvieron que adaptarse a la nueva situación. Espero que no lo hayamos hecho tan mal y que nos disculpes todas aquellas ocasiones en que no hemos sabido detectar que te pasaba. Es que los adultos somos muy bobos y no entendemos las emociones de los pequeñines como tu. 

Durante este año muchas cosas han pasado y tu has crecido un montón. En mayo te cambiamos de casa y nos fuimos a vivir a otra zona del municipio. Más bonita y con un parque donde hay atracciones y una zona de juegos en la que estás dando los primeros pasos. Has aprendido a andar por casa y en la calle como un pequeño gatito. Algunas veces te enfadas porque no te dejamos gatear en el suelo del parque. Pero es que si ha llovido está mojado y luego te puedes poner malito. Ya lo irás aprendiendo cuando seas mayor. 

Ahora papá está en el trabajo y dentro de un rato irá a casa para estar contigo toda la tarde. Junto con mamá, va a celebrar estos primeros 365 días de tu vida. 

Felicidades chiquitín. 

Ha pasado un año. 

Seguiremos informando ...
Se ha producido un error en este gadget.

Nuestro canal en youtube

http://www.youtube.com/user/JosechkaPepe#p/a

Hora local en Estocolmo (Valladolid, Santander) y Minsk,

Stockholm
Minsk